Loading
Loading

Startups españolas: rentabilidad financiera y social

Startups españolas:  rentabilidad financiera y social

Esta semana he vuelto a constatar que el emprendimiento en España no es sólo cosa de gente joven que domina las tecnologías. También se puede ser “algo menos joven” y crear una startup que ofrezca rentabilidad financiera y social a los inversores. Una manera de realizarse personalmente contribuyendo a la mejora de nuestra sociedad sin renunciar a retribuir al capital necesario para conseguirlo. Dos de los cuatro proyectos que me asignaron para “evaluar” su participación en el próximo Foro de la Red de Inversores y Business Angels del IESE son un buen ejemplo.

El emprendimiento social en España

Conozco de primera mano lo que se está haciendo en España en emprendimiento social a través de Catalina Parra. “Caty” lleva muchos años en el “Tercer Sector”, inicialmente liderando proyectos más “tradicionales” como las Fundaciones Hazloposible y Tomillo. Y desde hace unos años enfocada en apoyar startups con fines sociales desde Chandra3X. Generalmente basadas en un modelo de negocio que permita la autofinanciación de las actividades de la empresa con las aportaciones de los socios “inversores”. Unos socios que reciben el 100% de la rentabilidad del capital aportado a través del impacto positivo que genera esa empresa. No reciben ni intereses ni posibles plusvalías futura por su inversión inicial.

Pero el modelo de negocio del emprendimiento social ha seguido evolucionando para lograr mantener sus objetivos sociales sin renunciar a ofrecer un retorno financiero a los recursos necesarios para conseguir esos objetivos. Y como ejemplo tenemos el primer proyecto que me presentaron en el IESE y que tiene a Caty en su consejo asesor:  AISoy Robotics. Básicamente, los criterios de inversión para un business angel en este proyecto son los mismos que para cualquier otro proyecto que se presenta a la Red. Pero la diferencia es que su objeto social compagina ofrecer un retorno al inversor con mejorar las prácticas educativas en los colegios. Lo hace aplicando técnicas de inteligencia artificial a una plataforma que da vida a robots emocionales que acompañan a cada niño. Es un proyecto que arrancó en 2009 y que ya trabaja con colegios de Estados Unidos, Reino Unido y España.

AUARA – Tú bebes, otros beben

AUARA (www.auara.org) es el otro proyecto que atrajo mi atención. Además de buscar un objeto social tan básico como llevar agua a quien no la tiene, ofrece una rentabilidad muy interesante a través de un préstamo participativo.  Una propuesta de inversión que sí entra dentro de la cartera de activos que maneja un business angel a nivel personal y que le permite participar en causas sociales. A cambio, AUARA puede acceder a un tipo de financiador poco trabajado hasta la fecha por el Tercer Sector pero con una creciente capacidad inversora. Además, la incorporación al proyecto de varios inversores particulares también le permite acceder a una red de contactos que apoye su desarrollo.

AUARA es la primera empresa social española con la certificación Social Enterprise Mark. Esta marca de agua mineral invierte el 100 % de los dividendos que generan con sus ventas en desarrollar proyectos de acceso a agua potable en países en vías de desarrollo. Su equipo ha desarrollado las primeras botellas de agua en Europa fabricadas con 100 % plástico reciclado R-Pet. Desde el 2016, año de su lanzamiento comercial, han vendido más de 1,2 millones de botellas compitiendo como cualquier otra empresa del mercado como Solans de Cabras o Font Vella. Pero sin sus medios! Por ahora sólo venden en España y directamente a clientes como BBVA, Repsol, Iberdrola, Viena Capellanes o el IESE Business School. Esta primavera llegará la botella en formato 1,5L a los hipermercados. Un gran hito en su plan empresarial.

En algo menos de un año y medio de operación, AUARA ha desarrollado y finalizado 13 proyectos de construcción, instalación o rehabilitación de pozos o depósitos en África y Asia. Siempre en colaboración con un socio de la comunidad local. Y ya son más de 12.000 personas las que han conseguido disponer de agua potable. Todavía una mínima parte de los 700 millones de personas que carecen de acceso directo a agua potable en el mundo.

El agua embotellada, el IESE y cómo pasar con éxito una entrevista de trabajo

Le comentaba a Luis de Sande, cofundador de AUARA y compañero de promoción, lo que significó el agua embotellada para mi desarrollo profesional cuando nos graduamos en el IESE en 1995. Y quiero compartirlo con los estudiantes universitarios y recién egresados que actualmente tengan la fortuna de poder enfrentarse a una entrevista de trabajo.

En 1994 yo desconocía qué era la “consultoría estratégica” y las posibilidades que ofrecía para seguir aprendiendo y progresar rápido profesionalmente. Todos sabemos que las entrevistas personales con las consultoras son muy exigentes y conllevan una cierta dosis de suerte. Lo digo porque en poco más de 30 minutos tienes que ofrecer tu mejor versión a una persona que no conoces y a la que tú no has elegido para el encuentro. Tus posibilidades de avanzar en el proceso o, quizás, de recibir una oferta en firme dependen de muchas variables. Una de ellas es el caso de negocio que elija esa persona para comprobar cómo reaccionas ante una cuestión que necesita de un análisis pero, sobre todo, requiere aplicar todas tus capacidades personales.

Pues bien, ese año me entrevisté con un socio belga de una consultora internacional para conseguir mis prácticas de verano. Y al entrevistador que me tocó no se le ocurrió otra cosa que soltarme una serie de gráficos y cuadros con un montón de números que no había manera de cuadrar. Y me dice que tengo 10 minutos para “recomendarle a un inversor extranjero en qué producto invertir”. Como os decía, a mí no me cuadraba nada. Pero se acabó el tiempo y el socio me reclamó una recomendación argumentada. La información que él me había facilitado no me ayudaba, por lo que decidí actuar como lo haría si estuviésemos trabajando en equipo en el IESE:

  • Hacerle preguntas al socio para obtener más información
  • Aplicar el “sentido común”, o sea, aplicar a un caso teórico los criterios que utilizo en mis decisiones del día a día

Las preguntas me permitieron confirmar que el inversor no conocía el mercado español y que quería invertir en el sector de las bebidas refrescantes. Y mi “sentido común” me empujó a recomendarle hacerlo en “agua embotellada”. En 1994; en España y cuando esa categoría de bebidas no aparecía en ninguno de los gráficos que me había facilitado. Sorprendido mi entrevistador por la respuesta dada, me preguntó por qué recomendaba esa inversión. “Porque yo vivo en España y veo que cada día más gente consume agua embotellada”. Dicho y hecho: ese verano estaba trabajando en Londres. Y sin haber utilizado nada de los gráficos facilitados.

Conclusión

En fin, que si os encontráis en una situación similar a la mía penséis que siempre hay salida. Pero que esa salida la tenéis que encontrar vosotros aplicando al caso planteado un enfoque práctico basado en vuestra realidad. Y, por cierto, si alguna vez recomendáis una inversión durante una entrevista de trabajo y os dan el puesto, meter dinero en esa inversión. Yo no lo hice y perdí una (otra!) gran oportunidad!

11

Rafael Ramiro

Sobre mí
Leave a comment
Comments (1)
Catalina Parra • 5 meses ago

Gracias Rafa Lo cierto es que es apasionante invertir en empresas sociales. Como bien has dicho, invertir, y que por tanto esperemos un retorno económico, pero en hacerlo en empresas y emprendedores que intentan cambiar el mundo... para bien. Cada día que trabajo con las empresas de mi "carterita" pongo en marcha los criterios empresariales y financieros, a muchas de ellas las asesoro desde el consejo u otras vías, pero también recibo lo que yo llamo "DIVIDENDO EMOCIONAL". Sí, dividendo que retribuye los esfuerzos de esas empresas y lo que estamos detrás porque sabemos que estamos resolviendo problemas sociales, de salud, de desarrollo, de excluidos, etc. Anímo a más profesionales de la inversión a que lo hagan, la experiencia es "impagable".

reply

Por favor, exprésate con amabilidad, todos lo agradeceremos.

By Daniele Zedda • 18 February

← PREV POST

By Daniele Zedda • 18 February

NEXT POST → 34
Share on