" /> Universidad en España: ¿Cómo es el negocio que anticipan los fondos de inversión?
Loading
Loading

Universidad en España: ¿Cómo es el negocio que anticipan los fondos de inversión?

Universidad en España: ¿Cómo es el negocio que anticipan los fondos de inversión?

El pasado verano, el grupo estadounidense Laureate Education puso a la venta la Universidad Europea y el resto de sus centros en España. Esta semana se publica que siete fondos de inversión han mostrado un primer interés realizando ofertas por más de €700 millones. Una cifra que supondría pagar 15 veces los €50 millones de EBITDA previsto para este. Si finalmente el ganador pagase ese nivel de múltiplo, ¿cómo es el negocio que anticipan los fondos de inversión?

¿Cuál es la situación actual de la universidad en España?

Desde una perspectiva global, y por desgracia, la universidad española no está muy bien representada entre las principales instituciones a nivel mundial. De las más de 18.000 universidades que existen en el mundo, sólo un 10% aparecen regularmente en los rankings sectoriales. Entre las 100 primeras no aparece ninguna española; apenas una treintena, si lo ampliamos a 500.

Esta situación puede reflejar un menor nivel relativo de calidad o una falta de determinación o capacitación para venderse internacionalmente como industria. Una cualidad, esta última, que dominan en Estados Unidos y en el Reino Unido, los países que lideran este sector. Pero con China acelerando su presencia durante los últimos años, como en casi cualquier otra industria.

Pero ¿cuántas universidades existen en España? Son 82, de las cuales 50 son públicas y 32 privadas. Adicionalmente, Cunef, ESIC y Villanueva están en proceso de pasar de ser centro adscrito a ser universidad. Esta situación muestra una presencia significativa de la gestión privada en cuanto al número de centros, pero no respecto al volumen de alumnos matriculados. Porque más del 85% de los alumnos cursan sus estudios en las universidades públicas.

Varias razones pueden explicar este desequilibrio:

  • El menor coste anual de la oferta pública respecto a la privada, en una proporción de 1 (€ 2000) a 4 (€ 8000 neto) para la matrícula anual de un grado. Esta es la realidad para la mayoría de los centros privados, aunque existan excepciones que sitúan el coste anual en los €15000 o incluso en los €20000. No obstante, este nivel de precios lo sitúa a poca distancia de los €10000 anuales que cuesta cualquier universidad en el Reino Unido para los británicos y europeos. Para los estudiantes de fuera de la Unión Europea, el coste se eleva casi a los €30000 anuales.
  • La existencia de oferta pública universitaria en cada provincia española. Esta circunstancia previene a muchos estudiantes de desplazarse a las ciudades donde se concentra oferta privada. Porque el factor de proximidad es uno de los principales criterios utilizados por los alumnos y las familias españolas para elegir dónde estudiar.
  • La aparición de muchas iniciativas privadas independientes nacidas con un enfoque de crecimiento limitado por la autofinanciación. La mayor parte de esas iniciativas está en manos de instituciones religiosas o de grupos familiares. Esta circunstancia ha resultado en una oferta privada muy fragmentada que no permite generar el tamaño y las sinergias que requiere este negocio

¿Qué actuaciones pueden anticipar los fondos que mejoren las perspectivas del negocio?

Básicamente, los planes de negocio de estos fondos deben estar descontando una reconfiguración de la industria a través de las siguientes actuaciones:

  • Consolidación de la oferta universitaria privada. El objetivo sería ganar en tamaño para poder generar más sinergias y economías de escala. Es un negocio donde el tamaño impacta mucho en la rentabilidad porque existen unos costes fijos importantes. Además, esa consolidación podría reducir el exceso de capacidad actual y evitar los descuentos para lograr los objetivos de captación. Por tanto, mejoraría el precio neto final.
  • Creación de grandes instituciones educativas integradas. Alcanzar mejoras comerciales, operativas, financieras integrando negocios de educación primaria, secundaria y terciaria. Además de ampliar los negocios no reglados de formación a empresas.
  • Internacionalización del alumnado. Adaptar la oferta educativa al creciente mercado latinoamericano y asiático a través de la utilización de la tecnología (formación online) y la ampliación de los programas presenciales. Este enfoque en el mercado exterior podría aumentar el volumen de matriculaciones y elevar el ingreso medio por alumno.
  • Innovación en la oferta educativa reglada. Actualmente se ofrecen más de 2000 grados a través de las 82 universidades y sus centros asociados. Su diseño prioriza la enseñanza presencial enfocada a la adquisición de conocimientos. Es necesario que gane relevancia el desarrollo de habilidades en el alumno y la utilización de la tecnología en su diseño e impartición
  • Aumento de las necesidades formativas contratadas por las empresas o los profesionales individualmente. La gestión del talento se ha convertido en uno de los retos estratégicos para mantenerse competitivo en cualquier industria. Tanto desde el punto de vista de las empresas como del desarrollo personal de cada individuo. Existe una necesidad creciente de mantener actualizadas las capacidades y conocimientos que impulsará la demanda de formación personalizada.
  • Transformación de la operativa interna. La forma en la que las universidades españolas gestionan sus actividades comerciales, docentes y administrativas mantiene unos procedimientos tradicionales. Existen muchas startups que están desarrollando soluciones que permiten aumentar significativamente la eficiencia de las operaciones. Soluciones tecnológicas asociadas a un rediseño en la forma de operar internamente en estos centros.

¿Puede el Brexit ayudar?

Países como Francia o Alemania ya están atrayendo parte del negocio financiero o de la automoción que está abandonando el Reino Unido. Todavía no se sabe el impacto final que el Brexit tendrá en las condiciones para estudiar en el reino Unido por parte de los estudiantes de la Unión Europea. Pero si se pierden las ventajas actuales, la opción de estudiar en España ganará atractivo. Las universidades españolas deberían aprovechar esta oportunidad. Y los fondos de inversión se están preparando para liderar la reestructuración de uno de los sectores con mayor potencial de crecimiento de nuestra economía.

11

Rafael Ramiro

Sobre mí
Leave a comment

Por favor, exprésate con amabilidad, todos lo agradeceremos.

By Daniele Zedda • 18 February

← PREV POST

By Daniele Zedda • 18 February

NEXT POST → 34
Share on